Protección pasiva

 

PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO DE ESTRUCTURAS METÁLICAS CON PINTURA INTUMESCENTE

La pintura intumescente es una de las alternativas de que disponemos para conseguir una estabilidad ante el fuego en las estructuras metálicas. El principio de su funcionamiento es: por la acción del calor sus componentes hacen una reacción química de intumescencia progresiva que dan lugar a una masa carbonosa con un coeficiente de transmisión térmica muy bajo, mil veces menor que el del acero. Su grosor aumenta unas 50 veces su volumen inicial; la pintura se transforma en un grueso almohadón aislante que protege la estructura metálica de la acción del fuego.

 

PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO CON MORTERO DE LANA DE ROCA

La lana de roca proyectada es un mortero compuesto por partículas de lanas minerales de roca basáltica, aglomerantes hidráulicos inorgánicos y aditivos antipolvo. Está exento de amianto y otros productos nocivos. Aplicado, presenta un aspecto rugoso. No es tóxico ni patógeno.

Los morteros proyectados de lana de roca son adecuados para el aislamiento al fuego de elementos estructurales, forjados y paredes.

También pueden servir como aislamiento térmico bajo forjados y cubiertas ligeras y correcciones acústicas.

Los morteros se aplican con sistema por vía seca con equipos de maquinaria neumática que realizan la dosificación adecuada y bombean el producto a través de una manguera de gran diámetro hasta la pistola de proyección, que allí hace la mezcla con el agua y la impulsión le da el aire.

 

PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO CON MORTERO DE PERLITA Y VERMICULITA

Para la mejora de la resistencia de estructuras, paredes y forjados. Es la solución generalmente más económica y de mayor empleo.

Estos morteros están compuestos por ligantes hidráulicos y áridos ligeros como la perlita, vermiculita o lana de roca que mezclados con aditivos específicos aportan la estabilidad del elemento frente al fuego. De este modo, las estructuras pueden exponerse hasta cuatro horas al calor de las llamas.

El espesor del revestimiento se calcula y aplica según el tiempo de  resistencia al fuego que se precise. La superficie de acabado es rugosa, pero puede tratarse para conseguirlo liso. Adecuadamente aplicados, no se caen ni desprenden partículas.

 

PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO CON PANELES RÍGIDOS

Esta protección se basa en paneles de lanas minerales, yeso con aditivos especiales o de silicato cálcico. El espesor y el número de capas de los paneles determinarán el tiempo de resistencia al calor del incendio.

Son livianos y sencillos de manejar. Para los perfiles se crean unos cajones envolventes. Se pueden formar techos o tabiques para proteger los elementos que queden tras ellos. Son muy útiles para la sectorización en distintas zonas de incendio y para crear o aislar conductos de ventilación o de cables.

 

SELLADO CONTRA INCENDIOS DE INSTALACIONES

Los huecos realizados en los elementos separadores contra incendios, que no son sellados correctamente suponen un peligro para garantizar la buena compartimentación de sectores de incendio, comprometiendo las características aportadas al elemento separador contra incendios y facilitando así la propagación del incendio.

Una vez realizada la obra, debe comprobarse el correcto estado de las diferentes sectorizaciones, en caso de la existencia de huecos estos deben tratarse con el sistema de sellado de pasos de instalaciones, así como, debe realizarse un mantenimiento de los sectores, revisándolos y actuando sobre los nuevos huecos que puedan existir o sobre los huecos ya existentes que se hayan sometido al paso de nuevas instalaciones.

Dada la discrepancia de las instalaciones que pueden atravesar una compartimentación contra incendios  existen diferentes sistemas para realizar el sellado en función de la naturaleza del elemento a sellar y la necesidad de la obra.